Modelos didácticos

Modelos didácticos

Cuando se plantea un proceso de reflexión sobre la tarea docente que se lleva a cabo en los contextos escolares, podríamos comenzar situándonos e identificar la línea de actuación o el modelo de enseñanza-aprendizaje que nos caracteriza y que determina la rutina básica de actividades en clase. Entre los modelos típicos más representativos que pueden ayudar a iniciar la reflexión sobre las tareas características de los docentes, podemos hacer referencia a tres modelos de actuación docente: el modelo de enseñanza directa con toda la clase, el modelo de enseñanza de trabajo en grupo colaborativo-cooperativo y el modelo de enseñanza a través de la indagación (Moral, 2011)*.

  • El modelo de enseñanza directa con toda la clase. En este modelo el profesor controla el aprendizaje de los alumnos y busca mejorar su ejecución a través de una instrucción directa, cuestionando a toda la clase, planteando actividades para ser realizadas por todos los alumnos a la vez y planteando discusiones abiertas con todos los miembros de la clase. El proceso de enseñanza está dirigido por el profesor y tiene como propósito lograr unos objetivos relacionados con la adquisición de conocimientos, habilidades y competencias. Estos objetivos son decididos por el profesor, o por el grupo de profesores que planifican conjuntamente. Los alumnos se dejan llevar por las indicaciones del profesor que selecciona, dirige y evalúa el proceso de enseñanza-aprendizaje. El conocimiento o habilidad a aprender se transmite por parte del profesor de una forma coherente, ordenada y lógica, utilizando todos los medios disponibles para hacer la información comprensible y accesible a los alumnos. El modelo está orientado al logro de unas metas de aprendizaje, para lo cual establece una planificación detallada de actividades para alcanzar estas metas, actividades que buscan la motivación e implicación de los alumnos en al aprendizaje y que abarcan tanto las actividades de procesamiento de información, como actividades en grupo y trabajo independiente, por tanto, este modelo de enseñanza no se centra exclusivamente en el desarrollo de habilidades cognitivas, sino también en la adquisición de estrategias de aprendizaje y de resolución de problemas, así como el desarrollo de habilidades sociales.
  • El modelo de enseñanza de trabajo en grupo colaborativo-cooperativo. El modelo de enseñanza mediante grupos de trabajo es un modelo que tiene un poderoso efecto en la motivación de los alumnos hacia el aprendizaje, pues a partir de un trabajo en grupo combina una dinámica democrática junto con un proceso de indagación y descubrimiento académico. De esta forma se estimula la participación activa en el aprendizaje y la conducta colaborativa, con lo cual se trabajan y desarrollan habilidades sociales y académicas, pues los alumnos deben implicarse en procesos de negociación, organización conjunta y comunicación, así como habilidades de definición conjunta de problemas, búsqueda de caminos para resolverlos, recogida de datos, informaciones, evidencias, etc. El modelo es muy flexible y se construye en una estructura básica en la que los alumnos forman grupos de trabajo y llevan a cabo proyectos decididos por ellos mismos o indicados por el profesor. Una vez llevado a cabo el proyecto por cada grupo, se exponen en clase los resultados obtenidos y las conclusiones a las que han llegado durante la realización del proyecto.
  • El modelo de enseñanza a través de la indagación es un modelo inductivo que estimula a los alumnos a construir proyectos para verificar hipótesis. Los modelos de investigación inductiva requieren una considerable cantidad de tiempo para su ejecución porque la naturaleza misma de la indagación exige que los alumnos desarrollen un proceso complejo de reflexión. La actividad clave en el modelo inductivo es la recogida y agrupamiento de la información para construir categorías o niveles que permitan la verificación de hipótesis. Los alumnos suelen utilizar una guía de trabajo para llevar a cabo el proyecto de investigación dirigido a probar las hipótesis planteadas. El alumno adopta un papel muy activo e independiente, pudiendo, en algunos casos, seleccionar los contenidos, dirigir la marcha del aprendizaje y evaluar la actividad desarrollada. Se enfatizan los intereses de los alumnos y el desarrollo de su compromiso para llevar a cabo el proceso de experimentación. Desde este modelo se potencia el aprendizaje mediante el descubrimiento y la experimentación que implica la realización de proyectos de investigación.

* Moral, C. (2011). Profesores experimentados, profesores principiantes. En  Medina, A.; Herrán, A. de la; Sánchez, C. (Coords.). Formación pedagógica y práctica del profesorado. Madrid: Editorial Universitaria Ramón Areces, pp. 61-87.

Facebook Twitter Pinterest Flickr Instagram LinkedIn share Comment
online portfolio